miércoles, 1 de octubre de 2014

“Imaginábamos una victoria”

Bami dio una de las sorpresas este fin de semana en Primera A al vencer por 2 a 1 a Cissab en Tristán Suárez. Martín Khabie, autor de un gol, dialogó con Stampa y aclaró que el equipo confiaba en la semana en lograr un triunfo. Además, el Turco expresó: “No hay cucos en este torneo, no hay imposibles”.

¿Cuáles son tus sensaciones tras el triunfo por 2 a 1 sobre Cissab?
La sensación que sentimos es de revancha, no por Cissab, sino por el torneo que hicimos el semestre pasado. Nos esforzamos mucho en armar un equipo, y una estructura que le sirva a Bami que descuidamos lo futbolístico y casi nos pasa lo de siempre. Por eso, este triunfo es para nosotros, para demostrarnos lo que ya sabíamos. En este torneo de FACCMA cualquier le puede ganar a cualquiera.
¿Imaginabas que podían quedarse con los 3 puntos en la previa?
Claro que lo imaginábamos y así lo planificamos en la semana. Sabíamos que teníamos varias bajas y la desventaja de salir a jugar con 11 justos. Pero estábamos convencidos de nosotros. Estamos haciendo un excelente trabajo en la semana y vamos ganando confianza.
¿Cuáles fueron las claves del partido?
El orden y la presión. Partimos de saber la función que tiene cada uno en la cancha. Jugamos con la premisa de que había que salir de la cancha muertos de cansancio y la pusimos en práctica. Dejamos todo, siempre ordenados y ayudando al compañero.
¿Para que está este Bami en el Clausura?
Bami está para lo que decida Bami. No hay cucos en este torneo, no hay imposibles. Todos los equipos son buenos y tienen sus debilidades. Quién sea más regular lo va a ganar. Nosotros acostumbrados a otra cosa vamos a ir despacio entendiendo que no es objetivo deportivo el nuestro, sino comunitario. Formar un grupo de amigos, que representa a la colectividad judía y que deja un mensaje.
¿Te gustaría agregar algo más?
Me gustaría felicitar a mis compañeros que me ayudan todos los días a seguir jugando en Primera. Que me apoyan y me contienen. Se que con ellos voy a alcanzar mi objetivo que es llegar a los 35 años jugando en Primera. No me falta mucho así que estoy con muchas expectativas. Un párrafo aparte me gustaría darle a la dirigencia de Bami, Leo, Peta y Fabi, que le dieron el marco institucional que necesitábamos. Ellos pusieron a Bami de pie de nuevo. Ahora nos toca a nosotros mostrarlo adentro de la cancha. Ojalá nos salga.

Por Jonathan Steingard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada