lunes, 16 de junio de 2014

El primer tiempo le salió caro

La Primera de Hebraica pagó muy caro el mal arranque de partido, aunque con mucho amor propio estuvo cerca  de la hazaña. El team dirigido por Nicolás Noriega perdió contra Barracas por 7 a 8 en un encuentro con mucha adrenalina.

Hebraica se enfrentaba con un duro rival como Barracas al que nunca le pudo  ganar en Primera División. Ambos equipos llegaban de manera muy similar, con la misma cantidad de puntos y diezmados, por suspensiones y lesiones.
El primer tiempo arrancó muy adverso para los de Pilar. Apenas pasados los primeros 5 minutos de juego se encontraba perdiendo 2 a 0 y con la baja de Guido Mosenson, quien arrastraba una molestia, aunque intentó estar presente pero no pudo continuar.
Los minutos pasaron y el equipo no encontró en ningún momento su buen futsal, ni su agresividad defensiva que lo caracteriza. Mientras que su rival crecía y no perdonaba cada situación que se le presentaba. Con contundencia se llevó el primer tiempo con un imponente 5 a 0.
El segundo tiempo el equipo de Pilar lo comenzó de otra manera, con mucha intensidad y decidido a emparejar el encuentro. Pasados los primeros 3 minutos de juego, Noriega sorprendió y quemó las naves de entrada poniendo de arquero jugador a Elio Giuoppini quien realmente lo hizo muy bien.
Hebraica asumió el protagonismo. Con aciertos y errores el partido estaba gol a gol. Faltando 4 minutos para el final del partido, con 3 tantos en menos de un minuto parecía que el milagro era posible. Solo dos gritos de distancia los separaban, y SHA anímicamente se llevaba por delante a su rival. Pero no pudo ser, el reloj fue su peor enemigo y recién pudo achicar la brecha a falta de 10  segundos para el final redondeando un 7-8.
Los goles del conjunto de Pilar fueron convertidos por Pablo Pastor, en cuatro oportunidad, Matías Edelstein, Elio Giuponni y Facundo Schusterman. Fue derrota como local, pero sin dudas Hebraica logró revertir la imagen del primero al segundo tiempo y terminó dejando conforme a todo el público presente.

Por Lucas Daich.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada