miércoles, 28 de mayo de 2014

“No me lo perdía ni loca”

Fabiana Feiguelblat fue la gran fanática que siguió al Peque hasta París para verlo jugar contra Roger Federer. La madre de la familia Jurberg, y gran amiga de todos los Schwartzman, habló con Stampa en una charla imperdible. Contó sobre el viaje, sus salidas con Diego, la intimidad y lo que piensa de él: “Es una gran persona”.

¿Cómo fue que se dio esto de ir a ver al Peque a Roland Garros? ¿Y sola?
Iba a hacer un viaje a Italia por otros motivos y mi hijo Sebastián Jurberg me dijo que no podía estar tan cerca y no ir a ver al Peke. No lo dudé ni un segundo, pero se suponía que el domingo pasado volvía y cuando pasó la Qualy decidí quedarme. Luego por el fixture tuve que volver a cambiar el pasaje porque esto no me lo perdía ni loca.
¿Esperabas que pase de ronda?
Él transmitió mucha confianza y sentí que pasaba seguro. Lo hizo con una autoridad terrible
¿Cómo fue el tema del cambio de pasaje? ¿Qué te dijo tu familia cuando dijiste "me quedo una semana más"?
Ellos insistieron en que me quede, jaja, y me hicieron sentir que por lo que quiero a Diego y ser su fiel seguidora me merecía estar acá. Qué suerte, jaja.
¿Tuviste la oportunidad de estar con el Peque fuera de las canchas? ¿De pasear con él? ¿Cómo fue eso?
La verdad es que el Peke es un fenómeno, me incluyó en sus salidas, en sus cenas, en sus dias en el club. ¡Increíble! Fuimos a cenar con su equipo con algunos jugadores, paseamos un ratito por Champs Elissee. Un lujo.
¿A quienes tuviste el gusto de conocer?
A su entrenador Prietto, a Zeballos, Bagnis, Vasallo Arguello, Martin Jaite, Molteni y compartir las salas de jugadores con los mejores tenistas del mundo. Impresionante.
¿Cómo viviste el partido definitorio con Federer? ¿Pensaste que podía ganar?
Con mucha emoción porque además Roger es mi ídolo tenístico desde siempre… Hasta hoy, jaja. La verdad es que Diego jugó un partidazo en un estadio repleto con un público que obviamente ama a Federer, que con el correr del partido empezaba a gritar por él y a aplaudirlo ya que hizo los mejores puntos y jugó con mucha soltura. Me sentí orgullosa.
¿Qué te dijo el Peque cuando lo viste después del partido?
Aun no hablamos mucho pero se lo veía contento y recibió las felicitaciones de mucha gente incluyendo a Jaite. De todas formas se apenaba por algunas oportunidades que se le escaparon, jaja, increíble. Pero eso habla de su profesionalismo y hambre de superación. A mí me parece grandioso por eso estoy segura que esto le va a deparar no solo un gran presente sino un muy buen futuro.
¿Te gustaría agregar algo más?
Solo transmitir que siento que fue una excelente decisión venir y quedarme. Y que el Peke y su familia pueden estar orgullosos del tenista, pero por sobre todo por la persona que es Diego.

Por Jonathan Steingard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada