miércoles, 16 de octubre de 2013

Fútbol y goles celestes

El domingo se enfrentaron en Pilar Hebraica Celeste y Venado, por el torneo Sub-23 de FACCMA. SHA liquidó el trámite con poco esfuerzo y mucho fútbol. Ganó  4 a 1 con goles de Gejtman (2), Ruschin y Zaifrani. Fue expulsado Silnik de Venado. De esta manera continua a paso firme, cerca de la punta.

Apenas comenzado el encuentro, ya se adivinaban las intenciones de los equipos. Hebraica decidido a llevarse los 3 puntos buscando siempre el arco rival, y el otro, esperándolo y tratando inútilmente de contrarrestar el buen juego del primero.
Si bien las llegadas más claras estuvieron del lado del local, el arquero visitante no sufrió mayores sobresaltos. Esto hasta los 25 minutos. Cerca de los 27, Yannick Silnik, defensor de Venado, fue expulsado por agresión a un rival. Y a partir de aquí, el nerviosismo en  escala creciente, se adueñó de la escena. Esto se traducía en roces y empujones innecesarios.
Hebraica seguía haciendo su juego, ya con más espacios. Hasta que, faltando 4 minutos para el final de la primera etapa, Alex Gejtman, dentro del área, definió con un soberbio cabezazo, poniendo las cosas en su lugar. 1 a 0 y un justo resultado para un primer tiempo que se extinguía.
El segundo tiempo no fue más que un monologo celeste. Habraica ejerció el dominio territorial, monopolizó el balón y exhibió un futbol notable. Todo esto, ante la pasividad de un equipo que no sabía cómo y ni tenía con que evitarlo. En este contexto, Alex Gejtman volvió a marcar de cabeza, colocando el 2 a 0, a esa altura irremontable para la visita.
Sin aminorar la marcha, SHA Celeste, siguió y volvió a aumentar. Tomás Ruschin definió muy bien para el 3 a 0 y Ramiro Zaifrani, desde 25 metros convirtió el cuarto, lo que fue el broche de lujo para una jornada en la que la figura fue el equipo en su conjunto.
Venado descontó, tiro libre mediante y puso cifras definitivas al cotejo: 4 a 1. Con esta victoria el conjunto de Pilar sigue de cerca a Macabi que volvió a ganar y es líder.

Por Alberto Zaifrani.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada