jueves, 8 de agosto de 2013

“Orgullo de mis jugadores”

Gabriel Kraizer, campeón en las Macabeadas de Israel con la 95-96 de futsal, destacó a sus players por encima de todo. Sobre la medalla dorada conseguida el DT dijo: “Es el máximo galardón de mi carrera”. Y le tiró flores a sus delegados, Sito Gabay y Gaby Garber.

Luego de conseguir la medalla dorada, ¿Qué se puede decir de este equipo? ¿Cuáles fueron sus virtudes para poder conseguir el título?
Este equipo se preparó para jugar por objetivos altos desde el inicio. Fue una puesta en común que hicimos cuando iniciamos el proceso e hicimos un recorrido acorde a eso, entrenando fuerte y con mucho compromiso de todas las partes. Como virtud para destacar es la unión que hubo siempre, eso llevo a que nadie regalara nada y todos estén en una misma línea. Fue clave que en los malos momentos, antes y durante el viaje, todos tiraron para el mismo lado y eso se notó. A nivel juego también tuvimos virtudes, las más evidentes fueron tener paciencia y utilizar todos nuestros recursos que sin duda eran muchos.
¿Cuáles fueron los momentos difíciles que unieron al grupo, tanto durante la Macabeada como antes?
Previo a la Macabeada hubo algunas situaciones como la lesión de Lucas Yanani quien dejó alma y vida para poder llegar y pudo hacerlo. Ya en plena competencia la sorpresa de arrancar perdiendo en el debut cuando sin duda éramos claros dominadores. Fueron de esos momentos que te mencionaba y que el grupo superó por estar bien preparado y tener claras las metas.
¿Cuál fue el punto de inflexión donde confiaste que estaban para campeonar?
Con los resultados puestos te diría que después del segundo partido por la intensidad con la que estábamos jugando y luego de ver a todos los rivales. Ahora la realidad es que después de los tres primeros días de Pre Camp en Jerusalem vi la fuerza y unión que tenía el grupo, sumado a la calidad de jugadores del plantel. Ese fue mi punto de inflexión, llegando a Natanya me dije que este equipo vino a ser campeón.
En la final contra España estaba de DT Andy Kornitz, que conocía mucho a los jugadores. ¿Modificó algo ese hecho en vos? ¿En la forma de plantear el partido?
Andy tiene todo mi respeto, como entrenador y como persona, porque es un amigo y claramente que algo me generó. Sabe mucho y se notó en toda la Macabeada. Le hicieron un partido impresionante a Brasil y alcanzaron la final obteniendo un lugar de privilegio. Lo que traté siempre es que eso no repercuta en los jugadores, nosotros teníamos estudiado a España, como a cada rival que enfrentamos ya que utilizamos un sistema de scouting de rivales antes de cada partido. Sabíamos que España había crecido partido a partido, pero conocíamos sus virtudes y tratamos de neutralizarlas y potenciamos con nuestro sistema de juego para sacar lo mejor. Pienso que hicimos un gran partido.
¿Qué me podes decir de tus jugadores?
La verdad que tengo el orgullo de haber dirigido a estos 12 pibes. Se ganaron el respeto no solo mío sino de los rivales e incluso de otros deportes por su perfil bajo, laburador y por ser ganadores dentro de la cancha. Algunos ya los conocía incluso a varios los tengo desde muy chicos, pero no puedo negarte que me lleve una sorpresa inmensa al ver semejante reconocimiento por este gran grupo. Son todos grandes deportistas, pero lo mejor que tienen es que son excelentes personas. Párrafo aparte para mis delegados, Sito Gabay y Gaby Garber, que fueron el motor de esta Selección, dejando mucho sudor para que nada nos falte, ellos son una cuota fundamental de todo esto que te dije.
¿Qué sensaciones tuviste cuando te colocaron la medalla de oro en el cuello?
Fue algo único, el máximo galardón de mi carrera como entrenador por ahora. Se te vienen muchas cosas a la cabeza como familia, novia, amigos, maestros, y se te mezcla todo. Es como que se te pasa toda tu vida por la cabeza en 10 segundos, y miras para atrás pensando todo lo que viviste, aprendiste y pasaste y no lo podes creer. Fue un año de trabajo muy intenso con dificultades, con alegrías, pero por suerte se coronó con este sueño que es ser campeón del mundo en una Macabeada.
¿Te gustaría agregar algo más?
A todo aquel que tenga la oportunidad de ser parte de un proceso de Macabeada ya sea Nacional, Panamericana o Mundial, no lo dude jamás. Con trabajo, dedicación y con valores se llega y les aseguro que es muy reconfortante. Aprovecho para agradecer el apoyo y cobertura de Stampa que hizo que nuestros seres queridos desde Buenos Aires pudieran seguir las novedades minuto a minuto.

Por Jonathan Steingard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada