domingo, 28 de julio de 2013

Un orgullo bien argentino

La Selección +35 tuvo amor propio y luego de ir perdiendo por 2 a 1 en la final contra Israel, lo dio vuelta con todo en el segundo tiempo gracias a los goles de Luis Mamed y Nicolás Barqui. Los veteranos lograron la de oro.

Una final que pintaba linda por donde se lo mire. Dos equipos ambiciosos, con intenciones de buen juego y ganas de conseguir la medalla dorada a como de lugar. Martín Saal para este cotejo alineó con Waldo Wolf, Dario Schvartz, Beto Falaq, Pablo Orbach, Uri Grun, Mariano Markman, Diego Glaubart, Fabián Faintich, Cheby, Martin Lief y Luis Mamed.
De entrada se puso en ventaja Argentina con un gol de Pablo Orbach, pero antes de que termine la primera mitad Israel ya había logrado lo más difícil: darlo vuelta. El local convirtió dos goles y se puso en ventaja en el marcador. La +35 albiceleste debía salir con todo a remontar el tanteador en el complemento.
Pero en la segunda etapa el team de Saal fue contundente y con goles de Luis Mamed y Nicolás Barqui pudo revertir la historia. Además, Fabián Faintich tuvo la posibilidad de estirar la diferencia, pero falló el penal que tuvo. Así y todo, fue 3 a 2 para Argentina y con este resultado se consagraron campeones. La medalla de oro es un hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada