miércoles, 31 de julio de 2013

El fútbol no tiene límites

Muchas veces dicen que este deporte es el más hermoso del mundo porque no se necesita hablar el mismo idioma para poder compartirlo. En las Macabeadas pasó algo bastante particular. Máximo Scheimberg, jugador de la +35 de fútbol de campo que se consagró campeona, hizo jueguitos con un rabino que hasta se animó a tirar un taquito. Todas las personas miraban sorprendidas, hasta un muchacho de seguridad disfrutó del show. Espíritu macabeo al extremo.

Mirá el imperdible video:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada