sábado, 22 de junio de 2013

“Guardo una para mi hijo”

El flamante capitán de la +35 de fútbol, Uri Grun, se sinceró al decir que una de las remeras de Argentina las guarda para su único varoncito desde el 2005. Ya palpitando la Macabeada de Israel, el referente marcó el objetivo: “Que volvamos todos felices”, así de simple.

En el encuentro deportivo que se llevó a cabo en Hacoaj en lo que fue un día de camaradería entre todos los deportistas, hubo una gran noticia en una de las categorías de veteranos. Le comunicaron a Uri Grun que iba a ser el capitán de la +35 que viajará a Israel.
El referente del equipo fue como entrenador de los Juniors a los Panamericanos que se hicieron en San Pablo. Y ahora, de vuelta como jugador, vive todo con mucha intensidad y alegría. El gran capitán del equipo argentino contó sus sensaciones en el diario deportivo de la cole, Stampa.
“Nosotros concentramos el miércoles para el jueves en Hacoaj. La verdad que la pasamos bárbaro, estuvo muy lindo y el grupo está excelente. Yo creo que de eso se trata, de disfrutar lo máximo posible”, expresó Uri mostrándose satisfecho con la convivencia en Tigre.
A pesar de tener varias Macabeadas encima, Grun la vive de una forma particular: “Sigo con la misma ansiedad de siempre. En San Pablo me tocó dirigir, como técnico es hermoso, disfrutás mucho cuando volvés, pero en ese rol estás atento a un montón de cosas, y acá como jugador soy uno más, lo vivo de otra manera. Esta Macabeada la estoy disfrutando más que la primera, porque se a lo que voy, cuando era más chico no sabía a lo que iba”.
Su voz en el vestuario se escucha y como capitán marcó lo que se va a buscar en Israel: “Siempre digo que el objetivo está logrado si volvemos todos felices, si es con la medalla de oro mejor, pero siempre y cuando los 26 que vayamos volvamos felices, el objetivo está logrado”.
Además, agregó que el tema del “change” no es su especialidad: “Con el tema del cambio de ropa mando a otro, no me llevo muy bien con eso, jaja. Siempre me dan una mano los demás, igualmente algo cambio, conozco gente de otros países y entonces siempre nos cambiamos, pero no es mi fuerte”.
Ya en un tono más intimo y sincero, Uri Grun aclaró que una de las casacas del equipo se las regala a una de las personas que mas quiere: “Desde el 2005 que guardo una remera de Argentina siempre para mi hijo. Tengo dos nenas grandes y desde que mi mujer estaba embarazada que llevo una para él. Las tiene guardadas todas en su placard desde ese momento”.

Por Jonathan Steingard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada