miércoles, 29 de mayo de 2013

“A muchos les habría ido bien en AFA”

El técnico de la Primera de Hebraica, Fabián “Pepe” Castro, se prestó a una entrevista muy interesante y habló de todo. Además, nombró varios jugadores de FACCMA que él cree tienen nivel para ser profesionales. Y le tiró buena onda a todos los que viajan a las Macabeadas en Israel: “Les tengo una sana envidia y ojalá la disfruten”.

Fabián “Pepe” Castro jugó profesionalmente en San Lorenzo, Tigre, Defensores de Belgrano y Atlanta. Actualmente, se encuentra dirigiendo a la Primera de Hebraica. Asimismo es el Director de actividades del Club Estrella Maldonado, donde se formó, y es el entrenador de las divisiones menores de Tigre. También juegan en el equipo de Seniors de Atlanta.
Mano a mano con “Pepe”, contó cómo llegó a SHA. Además, aseguró que si sus jugadores “se lo proponen, serán  animadores de todos los torneos que jueguen de acá en adelante”.  Y con la autoridad que le da su trayectoria, se animó a nombrar a varios jugadores que podrían haber tenido un largo camino en el fútbol profesional.

¿Cómo llegó a dirigir la Primera de Hebraica?
Soy muy amigo de Waldo Wolff, porque jugamos juntos. Él me preguntó si me interesaba dirigir algún equipo de FACCMA. Ya había tenido algunas propuestas,  pero nunca se pudieron dar por un tema de tiempo, de acomodar mis tiempos para poder dirigir. Pero siempre fue algo que me interesaba, me gustaba. La verdad que cuando se dio la opción de Hebraica ni lo dudé, porque estaba bien con mis otras actividades que realizo y me quedaba justo para hacerlo. La verdad que lo hice y no estoy para nada arrepentido.
¿Con qué grupo se encontró?
Al haber trabajado mucho tiempo en el fútbol amateur o en fútbol infantil, si bien uno trabajó con profesionales también, creo que el espíritu del futbolista es muy parecido en el ámbito en el que se desarrolle. Muchas veces no diferencio un jugador amateur de uno profesional. Creo que cuando a uno le gusta el fútbol y lo practica con idea y con pasión,  para mí todos somos jugadores de fútbol. Todos cumplimos con el mismo objetivo: tratar de ponerse bien para jugar un partido, jugarlo y ganarlo. Es un grupo de trabajo como cualquier otro. Es un grupo de amigos que defienden la misma camiseta. Creo que hay muchas más similitudes de las que la gente se imagina entre un jugador amateur y uno profesional.
Al haber jugado profesionalmente, adquirió disciplina y orden con respecto a los entrenamientos y a los partidos. ¿Cómo logra imponerlo en el equipo?
Eso es un poco con lo que tuve que aprender a negociar. Nosotros cuando somos entrenadores de un grupo sabemos que somos, de alguna forma, los que tratamos que ellos se sientan cómodos. Dentro de su comodidad está también respetar sus obligaciones o sus periodos de esparcimientos, es decir fiestas, viajes, etc.  Nosotros somos los que tenemos que acostumbrarnos a ellos. Lógicamente que cuanto  mayor sea el entrenamiento y mayor sea la responsabilidad, será un mejor rendimiento. Con dos entrenamientos semanales, tampoco uno puede hacer demasiadas cosas. Uno en estos casos es un ordenador de grupo. Tratar de que todos la pasemos bien. Poder tirar ideas estratégicas para el día del partido. Y no mucho más que eso. Uno sabe que hacen esto porque les gusta, porque lo hacen con amigos y lo hacen en el club en el que han nacido y crecido, y seguramente estarán mucho tiempo más.
¿Qué le aportó al equipo desde su llegada?
Yo creo que lo que nosotros le aportamos junto con mi profe Pablito Álvarez es que tratamos de hacerles  entender que, si bien es un juego, esto hay que realizarlo con pasión. Esto es un juego que tiene resultados y que la actitud para llevar a cabo el resultado no puede ser la misma,  ya que uno elige jugar al fútbol, aunque sea de manera amateur. Está bueno que se brinde por entero a la camiseta que defiende. Nosotros le hicimos entender que ellos son buenos jugadores o por lo pronto son tan buenos jugadores como los que hay en la mayoría de los clubes de la comunidad,  y que ellos tienen una actitud positiva y deben tratar de jugar los partidos como verdaderamente se tiene que jugar al fútbol, porque el fútbol es un juego en el que se tiene un resultado y siempre es lindo ganar. Ellos tienen la posibilidad porque técnicamente algunos son muy buenos, son muy inteligentes para entender algunas estrategias del partido. Uno trata de volcar sobre ellos esa pasión que uno siente cuando representa a una institución, que jugar el fútbol también es a veces sinónimo de ganar. Uno no puede entregar el resultado tan fácilmente.
¿Por qué crees que los jugadores que tenés en la Primera todavía no pudieron lograr el título?
Creo que ellos tuvieron un periodo de transición. Cuando eran más jóvenes lograron un bicampeonato, por lo que me contaron. Había algunos jugadores más en ese equipo que yo los conocía de otro lado y sabía que eran realmente muy buenos. En Hebraica hay una generación de chicos que prácticamente no hacen fútbol. Entre los  22 y 27 años  hay muy pocos que practican el deporte. Creo que esa es la edad ideal para poder llevar a cabo buenos objetivos. Tengo algunos jugadores que son un poco más grandes y que lógicamente desde lo físico no están como antes y tampoco trabajan tanto como para estar bien físicamente. Hay algunos chicos que todavía no tienen ese roce necesario para enfrentarse con muchachos más grandes. Creo que en el club hay una muy buena Sub-23 que está haciendo una gran campaña. Hay muchos chicos de Primera División que también estaban un poco dormidos. Considero que si ellos se lo proponen van a ser animadores de todos los torneos que jueguen de acá en adelante.
¿Se ven con chances de campeonar este año?
Yo creo que este año es un torneo súper parejo. Hay varios equipos que están verdaderamente muy sólidos con un gran potencial. Es un torneo muy parejo y es algo que a mí me llamó la atención. Creo que de a poco nosotros vamos logrando una identidad. Se han dado algunos resultados. Íbamos ganando el partido contra Hacoaj hasta su suspensión de visitante.  El domingo le ganamos a Macabi en San Miguel. Creo que ellos también se van dando cuenta  de que son un equipo grande de la categoría y que lo tienen que hacer sentir. Si ellos siguen con esta convicción,  yo calculo que tarde o temprano Hebraica va a mostrar que verdaderamente es un grande de la comunidad.
¿Qué evaluación hace sobre el  fútbol de Faccma?
Es bastante parejo. Tiene un nivel futbolístico superior al que yo me imaginaba antes de empezar a trabajar en Hebraica. La verdad que técnicamente hay muy buenos jugadores. Se juega con mucha intensidad, con una gran actitud. La verdad que me llama la atención gratamente que se desarrollen partidos de semejante envergadura técnica. Generalmente son partidos muy entretenidos y cerrados.
Decía que hay muy buenos jugadores. ¿En el tiempo que está dirigiendo vio alguno que tenga condiciones para el fútbol profesional?
Creo que por lo pronto en Hebraica hay jugadores que a mí me gustan mucho como el Chino Garber, Gustavo “Ichi” Umansky,  Dario Yaber, mismo Brian Blosztejn, el arquero, quien hizo inferiores de AFA. Después hay muchos chicos que conozco de otros clubes que realmente me llaman la atención. Los delanteros de Barkojba me parecen muy buenos. También me parecen muy buenos los hermanos de Bami. Otro buen jugador es Alan Bender. Hay algunos chicos que los voy conociendo y que verdaderamente uno toma los recaudos para controlarlos porque sabemos que juegan bien. Por ahí hay algunos más que no sé los nombres pero si sé de que juegan y les comento a los chicos. Pero hay muchos jugadores que supongo que hubieran tenido un buen recorrido en el fútbol de AFA.
¿Lo llamaron para jugar en algún club de la colectividad?
Sí me llamaron cuando me retiré. Me habían propuesto algunos amigos jugar,  pero una vez que uno deja de jugar, deja pasar un tiempito y hace el duelo. Después, rápidamente empecé a jugar futsal en Atlanta y en Estrella de Maldonado. No me acuerdo que club me ofrecieron de la cole. Sé que era o Macabi, o Hacoaj  o Hebraica, alguno de los tres era. Hubiera jugado con gusto. 
Además de ser técnico de la Primera de SHA, también es entrenador en las inferiores de Tigre y trabaja en la Escuelita de Estrella Maldonado, ¿Cómo logra llevar a cabo todas sus actividades?
Generalmente cuando uno trabaja en fútbol también está en un ámbito que le gusta, que lo apasiona,  que sabe que es lo que mejor hace y cada trabajo tiene su encanto porque no todo es rutinario. Seguramente lo que tiene que ver con el fútbol amateur mezcla mucho la docencia y cada día es distinto y se va preparando para el partido del fin de semana y  del crecimiento de los chicos. En el club Estrella Maldonado, que es en donde nací y pasé toda mi vida, hoy soy el director de actividades, por lo cual también es un trabajo que tiene mucha variedad día a día. Y en Hebraica vamos dos veces por semana, Nos encontramos con un grupo excepcional. La pasamos muy bien. Más allá de lo futbolístico, yo la pasó muy bien en el aspecto humano. Después el sábado y domingo a dirigir, que quizá es un poco lo más cansador porque uno está de lunes a lunes trabajando. Uno también agradece tener trabajo que eso no deja de ser algo gratificante para mí y para mi familia.
¿Tiene pensado dirigir en un club de Primera?
Hoy por hoy estoy bien. Sí sé que esa es una etapa que la he transitado quizá con muchos menos años y un poco más de ansiedad, entonces quizá ahora que uno es más maduro seguramente lo podría hacer mejor. No lo descarto, pero hoy por hoy vivo el momento y lo que estoy haciendo me trae muchas satisfacciones.
¿Últimamente lo llamaron para dirigir?
En otras instancias de mi vida me han llamado, pero siempre por distintos motivos no se dio. Básicamente porque uno quiere tener trabajo asegurado por un tiempo y el fútbol profesional no  es algo que te lo pueda asegurar con certeza.
Por otro lado como sabrá, este año se llevarán a cabo las Macabeadas en Israel. ¿Qué opinión tiene al respecto?
Veo que lo desarrollan con muchísima pasión. Tengo muchos amigos que sé que viajan.  Uno tiene muchos amigos de la colectividad por lo común que es con el hincha de Atlanta. Entonces veo  como lo viven,  como lo disfrutan, como se preparan. Verdaderamente hasta si se quiere me da una sana envidia que ellos puedan participar de algo que atrae tanto su atención, su pasión y que quieran defender su país. La verdad que es algo realmente muy motivador. Si las cosas se dan como cada uno de ellos lo anhelan, lograrán sus objetivos. Aprovecho para decirles a todas las categorías que les deseo el mejor de los éxitos y por sobre todas las cosas que lo disfruten.


Por Romina Cazaubón y Jonathan Steingard.

Foto: Facebook Jony Ambach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada