jueves, 22 de noviembre de 2012

Casi se lo empatan


Por la Copa de Oro de Juveniles, Lamroth vencía por 2 a 1 a Sholem Azul y todo era color de rosas, pero sobre el final Ari Lerner tuvo al chance del empate con un penal, pero Matías Haase se hizo grande, tapó el disparo y los tres puntos quedaron en Benavidez.

Se está jugando una Copa de Oro de Juveniles apasionante. Uno de los partidos que sin duda no debía pasar desapercibido era el que se jugó este domingo a la mañana en Benavidez. Mucha fricción en el medio, jugadas de gol aisladas y algunas figuras que resaltaron.
De local se encontraba Lamorth, un equipo bastante golpeado por los dos últimos resultados desfavorables. Y haciendo de visitante Sholem Azul, que en este torneo viene demostrando grandes altibajos de un encuentro a otro. Pero sin dudas, este era el partido que esperaban ambos equipos. Y al parecer eso se demostró en la cancha.
El match comenzó sin un claro dominador. Con la mitad de cancha poblada por muchos jugadores de ambos equipos, el juego se volvió cada vez más brusco. Los espectadores tuvieron suerte de que el árbitro marcó el final del primer tiempo después una falta en mitad de cancha.
En el complemento se vio algo diferente en cada equipo. Pero hasta los primeros minutos, la estructura de partido no salía de lo que habían sido los 45 iniciales. Después de un lateral a favor de Sholem, los defensores de Lamroth quedaron mal parados y eso daría paso a la primera emoción de la mañana.
El delantero Francisco Cytrin aprovechó el error del central de Lamorth y quedo mano a mano con Matías Haase, que nada pudo hacer el disparo esquinado. Sholem se ponía por delante en el marcador y se ilusionaba con la victoria.
A falta de 20 minutos para que finalice el partido, siguiendo una de las tantas jugadas de pelota parada que tan bien trabajan los de Benavidez, a Alejandro Saúl le quedó el balón en el borde del área, sin dudar le pegó con potencia y la pelota se clavó junto al palo del arquero.
Ese era el empate que Lamroth tanto trabajó, pero todavía quedaba algo de tiempo. Tras el típico disparo del arquero Haase a espaldas del central del otro equipo, Alejandro Saúl apareció y se la picó al arquero de Sholem que no hizo más que mirar como entraba la redonda.
Faltaba un minuto para que termine el partido, lateral para Sholem en territorio del local y el delantero visitante recibió de espaldas al arco. Tras la desesperación de sacar la pelota, Javier Romero empujó al contrario, y el árbitro cobró penal. Ari Lerner pateó desde los 12 pasos, pero se encontró con al gran respuesta de Haase, que no se conformó y también reaccionó bien ante el rebote que le había quedado al 10.
Al final del partido todo eran festejos por parte de Lamroth, y lamentos por parte de Sholem. Es así que los de Benavidez se suben al tren de los punteros, mientras que los de Almafuerte sigue insistiendo en meterse en la lucha. El equipo local nuevamente demostró, que nadie se va contento de su cancha.

Por Javier Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada