lunes, 1 de octubre de 2012

Un abanderado de lujo


Matías Edelstein estuvo el fin de semana con la Selección Sub-20 de futsal de AFA en Tierra del Fuego, donde fue capitán del equipo y además portó la bandera en el himno argentino. Un orgullo para toda la colectividad.

El fin de semana el Astro estuvo de gira con la Sub-20 representando a la Argentina con el fin de promover el futsal en todo el país. Esta vez el destino fue Tierra del Fuego y lo más llamativo de todo fue que Edelstein fue elegido como capitán del equipo y además cargó la bandera de nuestro país durante el himno.
El viernes los jugadores llegaron al mediodía a hotel, tuvieron tiempo para dormir la siesta, luego fueron a ver el monumento de las Malvinas y por la noche disputaron un encuentro contra un combinado de la zona. El resultado fue una anécdota, aunque vale decir que fue derrota de la Selección.
El sábado el equipo fue a pasear por Tierra del Fuego y conocieron varios lugares, lo más destacado fue un pueblito muy interesante que se llama Tohuin. Después de eso, hicieron un partido de exhibición para una escuela, donde también terminaron jugando con los chicos y cerraron la jornada con un rico asado.
Además, hubo tiempo para pasear por Ushuaia y tras el descanso fueron para el aeropuerto donde pegaron la vuelta a casa. Matías ya en su hogar dialogó con Stampa donde contó sus sensaciones: “Desde el punto de vista de lo deportivo no nos fue bien por el resultado, pero la verdad que para mi fue una experiencia increíble. Cada viaje con la Selección es diferente y único”.
El Astro fue designado como portador de la cinta y explicó: “Este viaje fue especial, muy lindo, porque me eligieron como capitán y referente del plantel. Nunca me imaginé poder llegar a ser capitán de la Selección. Además antes del partido sostuve la bandera y escuchar el himno de tu país alzándola fue algo irrepetible y muy emocionante”.
No es la primera citación de Edelstein, pero tampoco quiere que sea la última: “Ojala pueda seguir teniendo la chance de viajar con la Selección porque son cosas que te marcan para toda la vida”, concluyó el mejor jugador de la Primera de futsal de Hebraica. Sin dudas, un orgullo de la colectividad.

Por Jonathan Steingard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada