lunes, 10 de septiembre de 2012

“Hay que seguir igual”


Gastón Barenboim, defensor de Sosiego que anotó un gol el domingo en el 4 a 0 sobre Hebraica, bajó línea al decir que hay que continuar de la misma manera. El próximo partido será contra Cissab y al respecto Gato opinó: “Quizás ellos lo vivan de manera especial, nosotros no”.

¿Cómo viste la actuación del equipo en el 4 a 0 sobre Hebraica?
La verdad que muy bien. Antes del partido nuestro miedo era entrar muy relajados por todo lo significó ganar un campeonato y empezar uno nuevo recién una semana después. Pero el equipo entró muy concentrado y pudimos mantener el buen nivel que mostramos el campeonato pasado. Terminamos muy contentos por cómo se dio el partido y por el juego que mostramos.
¿Te vas conforme con la actuación y con que además convertiste un gol que sirvió para el triunfo?
Sí, más vale. Por el nivel más que conforme como dije en la respuesta anterior. Y meter un gol es siempre lindo y mucho más si es importante. Yo soy defensor y no suelo tener muchas chances, pero todos los que vamos a cabecear tenemos la suerte con contar con pibes que mandan centros increíbles como en este caso Martín Wolfsohn que le pegó a la pelota perfecto y yo solo tuve que empujarla. Con ellos, se hace todo mucho más fácil.
¿Cuál es la idea y objetivo de cara al segundo semestre?
El grupo está muy bien, está muy metido. Mañana tenemos entrenamiento y ya se está pensando en el partido con Cissab, que va a ser durísimo. Salimos campeones ganando, yendo a entrenar y pensando en el próximo partido. La idea es seguir igual.
¿Se vive de manera especial el próximo partido con Cissab debido a que está todavía muy fresco lo de la final?
Quizás ellos lo vivan de manera especial. Nosotros no. Va a ser un partido muy duro y clave pensando en lo que se viene. Pero tenemos jugadores con mucha experiencia y que en los partidos importantes se agrandan, como por ejemplo Kevin Kogan que si juega como en la final, todo es mucho más fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada