martes, 25 de septiembre de 2012

Estuvo endiablado


Mi Refugio y Barkojba se enfrentaron en Moreno en lo que posiblemente haya sido el mejor encuentro del campeonato. Fue victoria para el Verde por 6 a 2 con una enorme actuación del Diablo Reichstein y de esta manera le quitó el invicto a los de la Bruja en el Clausura.

Cualquier médico le habría asegurado a su paciente que sufre de infartos que ver un partido como el que se vivió el lunes en Moreno entre Bk y Mirre sería de sumo riesgo para la salud. Un encuentro que tuvo de todos los condimentos: garra, polémicas, lujos, muchos goles y hasta tres penales, que fueron todos para el mismo equipo.
Se podría hablar de que la visita dio el batacazo de la fecha, pero no por haberle ganado a Barkojba, porque también lo consiguió en el partido de ida por 2 a 1, sino por la gran diferencia y por la terrible goleada por 6 a 2, de la mano del goleador del día Ezequiel “Diablo” Reichstein, quien se despachó con un triplete y del arquero Uriel Baredes, quien supo contener dos penales.
La mente fría de los delanteros a la hora de definir, la concentración de la defensa, un intratable Uriel Baredes y la garra de sus volantes, fue mucho para el conjunto que dirige la Bruja Grinberg, quien seguramente no se esperaba un resultado tan abultado como éste.
La tardecita ya se inclinaba a favor del goleador Reichstein, quien a poco de empezar el partido anotó su primer gol tras una buena definición para marcar el 1 a 0, ventaja que no pudo durar demasiado ya que, tras un tiro de equina llegaría el cabezazo de Gabriel Kot, luego de una pifia defensiva, para marcar el empate parcial. Al parecer esto despertó nuevamente al Diablo, quien aprovechó un despeje de Federico “Manteca” Baredes y definió como los que saben para anotar el 2 a 1.
Si bien el juego era manejado por los locales gracias al buen pie que tienen sus jugadores, muchos de ellos con pasado en Selección de FACCMA, la efectividad estaba del lado visitante y la seguridad bajo los tres palos la garantizaba Uriel Baredes, quien se lucía con grandes atajadas.
Sin dudas que la figura a los 30 minutos del primer tiempo ya aparentaba ser Reichstein, porque nuevamente tuvo la posibilidad de quedar libre frente al arco y convertir, luego de una excelente jugada personal de Adrían “Nike” Nainudel sobre el costado izquierdo. El triplete desconcertaba a la defensa comandada por Diego Museri ya que no sabían como controlar al joven goleador de 20 años.
La presión notable por parte de los mediocampistas verdes con aquellos jugadores que se destacan más, como Sebastian “Borracho” Jurberg y Ezequiel Saal, fue clave para que no aparezcan esas individualidades que te cambian el partido. Sin embargo, la intención de los blancos era el juego colectivo, así como también el del Verde.
Todavía faltaba tiempo para que los primeros 45 minutos finalicen. Gastón Soifer aprovechó esos minutos que quedaban y de manera muy tranquila marcó el 4 a 1, tras un buen centro del capitán Ariel Salomón. De esta manera, el silbatazo marcaba la llegada del entretiempo, que finalizaba con un resultado sorprendía a propios y ajenos.
Lo que se viviría en el complemento sería histórico. El árbitro le concedería el primer penal luego de una falta de Baredes que Uriel Schwarsztein cambió por gol, para descontar en busca de la esperanza de un empate. El nerviosismo se apoderaba del equipo que dirige Javier González, pese a que el resultado era favorable.
La emoción no tendría descanso. Otro penal, esta vez de Leonardo Limanski, expulsado por la falta, la daría la chance nuevamente a Uriel Schwarsztein de dejar a su equipo a uno de diferencia. Sin embargo, la grandeza de Baredes aparecería para parar el tiro desde los 12 pasos y levantar el espíritu de Mirre, que anotaría el quinto tanto luego de un buena asistencia del goleador para Manteca, que quedó sólo para definir de cara al arco, dando un pase a la red para sentenciar definitivamente el match y desatar la locura del conjunto de Canning.
El árbitro nuevamente tendría una decisión fundamental en el transcurso del partido. Por tercera vez cobraría un penal para Barkojba, luego de una mano dentro del área. Esta vez no sería Uriel Schwarsztein el encargado de patearlo, sino Ezequiel Saal. Nuevamente, aparecieron las manos salvadoras de Uriel Baredes para detener el tiro y resultar clave para mantener la amplia ventaja. Además, se destacó el arquero con grandes atajadas que sacaba de la galera.
La pelota la controlaba Bk, pero MR aprovechaba la velocidad de sus delanteros para poder complicar a la defensa rival. Tal es así, que el Mago Soifer anotó, luego de una buena jugada personal, el sexto gol para la sorpresa de todos.
Con este resultado, Mirre quedó en la sexta posición con 8 puntos y la próxima fecha recibirá a Sosiego, pasando antes por Venado, este jueves 21 horas, por la Copa Sindelar. Por su parte, Barkojba, visitante de Venado, perdió momentáneamente la punta, ya que se encuentra segundo, con 9 unidades pero con un partido menos que el puntero Macabi, que tiene 12 puntos.

Por Brian Hirsch.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada