martes, 12 de junio de 2012

“El que no arriesga no gana”


Ese fue el pensamiento de Ezequiel Haase, el portero de Lamroth que metió de cabeza el gol del empate sobre la hora a Macabi. Sobre su ubicación en la cancha con cierto humor explicó: “En ningún puesto anduve bien y terminé en el arco”. Además, el 1 aclaró que el punto sirve: “Hay que sumar”.

¿Qué sentiste al hacer el gol?
Una alegría inmensa. No tanto por mí, personalmente, sino por el equipo en sí, ya que pudimos rescatar un punto de un partido que planteamos muy bien y jugamos con mucha garra y corazón. Además, estamos en esa pelea por quedarnos en Primera y estos puntos son los que al final del campeonato marcan una diferencia con los competidores y pueden dejarnos en la categoría. Espero que así sea.

¿Te imaginabas convirtiendo cuando ibas hacia el área rival?
Y... Uno siempre va con la idea y la esperanza de poder convertir. Ya había estado cerca en el partido contra Las Brisas (hace 2 fechas), donde finalmente Pablito (Garber) pudo conectar la pelota en la última jugada y empatarlo. Pero, para ser sincero, uno yendo a cabecear la última pelota, como arquero, tiene más por perder que por ganar... Pero bueno, el que no arriesga no gana.

¿Hace cuánto atajás en Lamroth? ¿Habías hecho algún gol en alguna situación similar?
Hace muchos años. Empecé en Séptima. Pasé por todos los puestos pero en ninguno me fue bien y me mandaron al arco. Desde ese momento me di cuenta que desde abajo de los tres palos podía marcar más la diferencia y ayudar al equipo. Y si, ya había hecho un gol así. No recuerdo bien si fue en 5º o Juveniles, contra Kadima-Barkojba. Había sido un partido parejo que nos encontraba 4 a 3 abajo y, faltando un par de minutos, fui a buscar el cabezazo y tuve la suerte de conectarlo y empatar el partido.

Más allá de la felicidad, si se quiere, por cómo terminó el partido, ¿Creés que fue merecido el empate?
Si, seguro. Creo que el empate fue un resultado justo dado que fue un partido con muy pocas llegadas claras. Ellos tuvieron dos o tres, pero nosotros también (el arquero le quitó lo que podía ser un golazo a Alexis Bezruk y Alan Inwentarz estrelló un disparo en el travesaño). El encuentro fue muy trabado en la mitad de la cancha, especulando cada uno con el error del otro. Nosotros nos equivocamos dos veces y, ante estos equipos, si te equivocás, la pagás. Pero bueno, por suerte pudimos rescatar un punto que siempre sirve para sumar.

¿Cuál fue la clave para jugarle un partido de igual a igual a un candidato como es Macabi?
Las claves fueron la actitud, la garra y la concentración en todo el partido. Como dije anteriormente, el mismo fue muy trabado en la mitad de la cancha y eso nos favoreció porque tenemos jugadores muy fuertes físicamente. Pudimos abrir el marcador por una pelota parada y eso nos dio tranquilidad y más confianza, que luego se nos desplomó cuando nos dieron vuelta el marcador. Pero la actitud y las ganas de ir al frente nunca las perdimos y el empate fue nuestro “premio”.

Por Roger Dimant

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada