viernes, 30 de marzo de 2012

“Era mi objetivo”


Dylan Waldszan, jugador de tenis de mesa de la colectividad, cuenta sobre su objetivo logrado de subir a Tercera División de Fetemba. Además  no se achica y agrega: “Quiero mantenerme en la categoría”.

Antes del torneo, ¿Imaginabas el ascenso? ¿Era tu objetivo?
Lo imaginaba, aunque no tuve buenos partidos durante el transcurso del torneo, 16 fueron los puntos que me alcanzaron para el ascenso. Era mi objetivo, pero ahora quiero mantenerme en la categoría, y pensar solamente en lo que se viene.
El sábado tuviste un torneo malo en Sub15, ¿Qué crees que cambiaste en tu juego y en tu mentalidad para poder jugar mejor el domingo y lograr el ascenso?
No creo que haya sido malo el torneo en Sub15. Me tocó una zona muy difícil y los resultados no se me dieron. A pesar de esto creo que me desempeñé el sábado, porque tuve un buen nivel y jugué mejor de lo habitual. El domingo no tuve un buen torneo, aunque me tocaron rivales más accesibles que el sábado, pero los puntos sumados fueron suficientes para lograr el ascenso a la Tercera Categoría.
El próximo torneo es el 29 de abril, ¿Cómo te venís preparando? ¿Crees que podes mantenerte en Tercera?
Creo que me estoy preparando bien para el próximo torneo, ojalá me pueda mantener en esta categoría y sobre todo demostrar un buen nivel de juego.
Después de esto que lograste, ¿Cuál es tu próximo objetivo por cumplir? ¿Cómo te vas a preparar para lograrlo?
Mi próximo objetivo va a ser ascender a Segunda, pero por ahora voy a pensar en mantenerme. Si tengo 2 o 3 torneos buenos y se me da el ascenso, mucho mejor, pero tengo que cambiar varias cosas para llegar a mi próximo objetivo.
¿Durante el transcurso del torneo tuviste un couch que te apoye? ¿Te sirvió para bien o para mal? ¿Crees que el influyó en el ascenso?
Si, mi coach fue Matias Waldszan. Me sirvió para bien, porque durante los partidos él me ayudaba a recuperar la mentalidad y la confianza. Matute influyó en el ascenso, gracias a él pude ganar muchos partidos que venía perdiendo, y logré darlos vuelta.

Por Matías Waldszan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada