miércoles, 23 de noviembre de 2011

“Fuimos por la revancha”


El Juniors A de Cissab se consagró en lo más alto del Clausura, pero uno de los referentes, Ezequiel Vaisman, aclara que la bronca de perder el Apertura por un fallo del Tribunal de Disciplina les dio un hambre total para ir en busca del título. Además agrega: “Fuimos superiores y nos lo reconocieron jugadores y técnicos rivales”. Saca chapa de campeón.

¿Qué méritos crees que hicieron para consagrarse como campeones?
El equipo entrenó desde fines de febrero totalmente mentalizado en ser protagonista. Encontramos a un DT, Julián "Chulo" Tartaglia, que le supo dar una identidad y sacar lo mejor de cada jugador. Con la bronca que nos quedó del Apertura (el cual perdimos por un fallo del Tribunal de Disciplina), no nos quisimos quedar con eso y fuimos por la inmediata revancha.
¿Cuáles fueron las claves del grupo dentro y fuera de la cancha para poder cumplir el objetivo?
En la misma pregunta está la respuesta: el grupo, porque es excepcional. Todos tirando para el mismo lado, dando todo por el compañero, sin distinguir titulares ni suplentes. Y rescato que los más experimentados logramos transmitir a los más chicos la importancia de quedarse comiendo después de un entrenamiento, el tercer tiempo después de un partido, para solidificar al grupo. Dentro de la cancha, una entrega y un sacrificio bárbaro, acompañado de un sistema táctico que hizo que las individualidades brillen más.
¿Esperabas un partido tan complicado con Hacoaj en la última fecha, la cual se consagraron campeones?
Esperábamos el partido exactamente como se dio. Con Hacoaj queriendo ganar a toda costa, para evitar que demos la vuelta ahí y por la rivalidad que nos caracteriza. El primer tiempo nos costó hacer nuestro juego, en el segundo lo supimos resolver acomodando mejor la defensa, cuando los volantes y delanteros pudieron poner la pelota contra el piso y los de Hacoaj sintieron el desgaste, terminamos resolviendo el partido.
¿Qué tuvo Cissab que les faltó a los otros?
Creo que fuimos superiores en todos los partidos y nos lo han reconocido jugadores y técnicos rivales. Somos un plantel amplio y muy parejo, con equilibrio entre jóvenes y los más viejitos. Entrenamos dos veces por semana hasta septiembre, lo cual en esta categoría te da un plus.
¿Por qué fueron los campeones?
Te diría que logramos una buena mezcla de: mística, amor a la camiseta (90% del plantel nació acá), grupo, un gran DT y mucho esfuerzo. Me gustaría agradecer en nombre de todo el grupo a nuestras esposas, novias, hijos, etc. que nos bancan todo el año. Somos medio enfermitos, te puedo contar de muchos martes en Palermo o jueves en Cissab con un frío de cagarse y había más de 20 locos corriendo con guantes y gorro, haciendo ejercicios intermitentes, juegos reducidos con pelota, mientras la gente normal se comía algo calentito en su casa. Si eso no es amor y pasión por el fútbol...

Por Jonathan Steingard.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada