martes, 8 de noviembre de 2011

Con lo justo y necesario


Sosiego se quedó con el clásico de Canning después de ganarle 2-1 a Venado de visitante. Los goles del aurinegro fueron de Leandro Rubinsztain y Kevin Kogan, mientras que Kevin Silva descontó para el Verde.

El clásico entre Sosiego y Venado es un partido entre viejos conocidos, rivales desde divisiones inferiores y relaciones de otros ámbitos. Todo esto, genera un plus para los jugadores y todos quieren jugar este partido. La buena onda al principio del partido entre ambos conjuntos se diluyó con el pitazo inicial.
Venado arrancó mejor que su rival y tuvo una gran ocasión, que de haber entrado seguramente el curso del partido hubiese cambiado: gran centro de Gastón Yabes a Eric Beresten, pero el 9 definió de cabeza a las manos del arquero, Sebastián Kormos. Sería una de las pocas chances del Verde.
En la mitad del primer tiempo, la visita se iba a poner en ventaja. El local entretuvo mucho la pelota sobre la banda derecha, el balón se perdió y fue a parar a Leandro Rubinsztain, quién se sacó a su marca de encima y definió ante la salida de Damián Bonzani.
El gol daba tranquilidad a unos y nerviosismo a otros. El equipo de Adrián Janín no le encontraba la vuelta al partido y el de Pérez Medone jugaba con más calma por la ventaja.
Sin embargo, las cosas se iban a complicar más para los locales. Un rechazo largo desde el fondo de la zaga de Sosie fue despejado por Douglas Silva, pero el rebote le cayó a Kevin Kogan, que le pegó de sobrepique y de primera, sorprendiendo a todos, y con un remate más preciso que bonito estampó el 2-0.
El segundo tiempo fue algo distinto. Venado salió a buscarlo, con más inteligencia que ganas, y con la intención de dejar el horrible primer tiempo en el pasado. A los siete minutos, un centro que Eric Beresten no puede controlar, a pesar de eso, el goleador presionó, apuró al defensor, la ganó y se la dio a Kevin Silva, que de primera la clavó en el ángulo del segundo palo.
Con el 1-2 el partido era de ida y vuelta, Sosie podía liquidar o el Verde empatar. El equipo de Pérez Medone comenzó a ponerse nervioso, a tal punto que casi regalan el empate en una jugada sin peligro. Un centro fácil para Sebastián Kormos, la complicó Maxi Ejberowicz, que no lo escuchó, y despejó en dirección al arco. La pelota estaba por entrar y ser empujada por Rodrigo Mazur pero el arquero logró manotearla y pegó en el palo.
La visita respondió con un centro desde la derecha que fue mal despejado por Nicolás Wilamovsky, la redonda le quedó a Kevin Kogan, quien disparó con potencia pero Damián Bonzani logró manotearla y estrelló el travesaño.
Sobre el final, Venado iba a tener dos ocasiones claras. Eric Beresten se lo perdía con un cabezazo cruzado que salía a milímetros del palo, después de otro gran centro del Gato Yabes. La siguiente fue un córner de Brian Fumberg, y entre cabezazos y rebotes, la pelota iba en dirección al arco pero fue rechazada por Kevin Kogan que estaba junto junto al palo.
La nota negra, la dió el árbitro del partido. Adicionó 3 minutos, de los cuales se jugó solamente uno, ya que en los restantes, amonestó a 4 jugadores y expulsó a uno de Venado y le mostró la amarilla a uno de Sosiego. Todos por protestar algún fallo sin desmedirse.
El pitido final llegó y la victoria en el clásico fue para el aurinegro, que ganó los dos de este año, y se coloca en la 4º posición. Venado fue mucha actitud, poco juego y sigue 6º pese a la mala campaña. Por eso, en un partido sin brillo, a Sosiego le alcanzó con lo justo y necesario.
En el partido de Reserva, Venado le empató a Sosiego 1-1 y lo dejó comprometido en su lucha por el campeonato. Santiago Feldman de penal marcó el 1-0 para el Verde, de gran primer tiempo, pero luego el empate llegó en una jugada dudosa en la que se pedía mano, y en la cual Kevin Chait resultó expulsado. El local aguantó el asedio con 10 hombres y se llevó un gran punto y la amargura del rival por complicarse el campeonato.

Por Damián Bonzani.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada