jueves, 22 de septiembre de 2011

Fue todo color Celeste


Hebraica derrotó de visitante a Cissab por 2 a 0 y demostró  nuevamente superioridad sobre su rival de la colectividad. El encuentro tuvo altas y bajas por ambos lados pero las de Pilar fueron más eficaces en el área y se llevaron los tres puntos a casa.

La jornada del sábado entre Hebraica y Cissab era definitiva en todas las categorías. En la Quinta División se disputaba el primer puesto del torneo y el partido fue 3 a 0 para SHA que demostró un juego y un nivel muy por encima de su rival.
En la Intermedia se definía el campeonato y las de Tristán Suárez debían ganar si o si para seguir soñando con la punta. Pero la Celeste salió a ganar el partido y dejó muy claro quién es el líder ganando 3 a 1 y estirando la diferencia a 6 puntos. Aún perdiendo los 3 partidos que le quedan seria el campeón del 2011 por diferencia de goles (15) ya que Cissab tiene un partido más.
En la Primera División, el local debía conseguir un triunfo para no perder las esperanzas de entrar a los Play Off. En el comienzo del partido, Cissab salió a atacar sin importarle la última derrota por 4-1 y logró presionar al conjunto de Hernán Gómez que estaba irreconocible, sin ganas de jugar, sin fuerza para pelear las bochas y con una entrega física que no es habitual en ellas.
Más allá de que la cancha no estaba en buenas condiciones por el pasto largo, nada justificaba el pésimo papel que estaba haciendo Hebraica. Las pegadas de Alina Vaisman y la rapidez de Denise Alfie complicaron en varios pasajes del encuentro a la defensa de SHA.
Las de Tristán Suárez no lograban concretar ni vencer la buena defensa de su rival y lo pagaron caro. A los 20 minutos, Hebraica consiguió un córner corto bien ejecutado por sus jugadoras: Noelia Gómez la pasó a la base, Victoria Ruzal le pegó fuerte al medio para que la delantera Denise Segalis la desvíe al otro palo y grite el primer gol de partido. El resto del primer tiempo fue dividido y peleado entre ambos equipos.
En el complemento, el encuentro cambió de rumbo y Hebraica recuperó la fuerza, el físico, la mente y el potencial que las identifica como para poder llevarse el segundo tiempo por delante.  A los cinco minutos, una buena jugada de Lucila Sánchez por la línea le permitió darle un pase hacia atrás a Ana Olmedo que quedó frente al arco y la clavó de push marcando el segundo tanto y poniendo las cosas en su lugar.
A partir del segundo nock out, fue todo para el conjunto visitante que atacó los 30 minutos finales y cansó físicamente a las Naranjas que parecían resignadas. La más clara de Cissab fue una jugada que tuvo varios rebotes y terminó con una pegada levantada que salió por muy poco.
El clásico fue nuevamente para Hebraica que acumula 49 puntos y sigue con chances de pelear el torneo junto con Almafuerte. A Cissab por ahora le alcanza para entrar a los playoff y la próxima fecha jugará con Regatas, último de la tabla.

Por Denise Segalis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada