domingo, 25 de septiembre de 2011

De galera y Gastón


Barkojba tenía una parada brava en su visita a Monte Grande, pero luego de irse empatando al descanso, lo resolvió con categoría en la segunda etapa con una genial actuación de Gastón Lagman para cerrar un 3-1 final. ¿Quién le quita la ilusión?

Una cancha difícil con el campo de juego en malas condiciones y un rival que siempre lo complicó eran los escollos que debía superar Barkojba para seguir en la lucha del campeonato. Lo logró y volvió a mostrar su chapa de candidato.
Cuando los equipos todavía se estaban acomodando, el conjunto de Moreno fue el que pegó primero. Pase en cortada de Matías Schwartzman a Guido Ades, para que el Tanque defina cruzado ante la salida de Martín Krauthamer, arquero local.
El trámite de juego era malo, las imprecisiones reinaban en ambos equipos y el recurso del pelotazo se hizo presente tantas veces que finalmente fue efectivo. Pase largo desde la defensa de Csis, muchas dudas entre los centrales, Federico Gelbaum y Diego Museri, y el arquero de Bk, Brian Museri, y Martín Saban aprovechó para establecer el empate. Así terminaría el primer tiempo.
Con el ingreso de Gastón Lagman, los dirigidos por la Bruja Grimberg levantaron su nivel y lograron ponerse en ventaja nuevamente. Excelente maniobra individual de Gasti por izquierda, que tiró el centro y el capitán de Csis, Lucas Mosiewicki, se llevó la pelota por delante para que los de Moreno se pongan una vez mas por delante en el marcador.
El manejo de la pelota se repartió entre ambos equipos, que también tuvieron sus chances aunque ninguna muy clara. Csis intentó sobre el final, pero con pocas ideas y en una de las últimas otra linda jugada de Gasti terminó con una definición al segundo palo para decretar el 3-1 final.
Los comandados por Gustavo Milaner se despidieron de la lucha por el campeonato y ocupan el sexto puesto en la tabla, mientras que Barkojba se puso a tres de Cissab, el domingo que viene recibe a Macabi de La Plata y espera que este martes Mi Refugio le de una mano cuando reciba a los de Tristán Suárez para seguir soñando.

Por Guido Plotnik.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada