lunes, 27 de junio de 2011

Un verdadero papelón


Por la anteúltima fecha de la Primera B, Lamroth Azul terminó llevándose los 3 puntos sobre Chalom debido a que le expulsaron 5 jugadores y debió terminarse el partido 10 minutos antes de los 90, lo que desató la furia en los jugadores visitantes que intentaron golpear a los jueces y a algunos de los jugadores de Lamroth. Un papelón.

Era una mañana muy fría, la más fría de todo el año. Por la tarde se iba a disputar el encuentro entre River y Belgrano por la Promoción y por eso el partido entre Lamroth, local, y Chalom iba a jugarse a las 11. Luego del parate por el día del padre, se reanudaba el campeonato. El conjunto local buscaba ganar para seguir prendido en los primeros puestos mientras que la visita, que venía de una victoria, llegaba con el anhelo de sumar de a tres para escaparle a los últimos puestos.
Lo cierto es que se dio un primer tiempo bastante normal, con algunos pero pocos signos de violencia. Lamroth manejó mejor la pelota ya que el equipo visitante no presionaba y dejaba jugar. Sin embargo, por esas cosas que tiene el fútbol, iba a empezar ganando el equipo que se encuentra peleando abajo. El lateral izquierdo de Chalom quiso asistir a sus delanteros con un centro desde mitad de cancha pero le salió desviado. Iba derecho hacia la portería para que el arquero resuelva sin dificultad pero el mismo se resbaló y terminó en gol para la visita que se ponía 1 a 0 arriba.
Casi sobre el final del primer tiempo, Fabián Lupkin logró el empate, tras un centro de Alan Inwetarz (de tiro libre) que el volante llegó a cabecear anticipándose al arquero rival. Este último, de calentura, golpeó al jugador que acababa de anotar y fue correctamente expulsado. El primer tiempo terminaba así, entre gritos de los jugadores de Chalom y los jueces.
En la segunda etapa todo empeoró. Chalom perdió a 2 jugadores más por duras faltas y luego a la cuarta roja por una pelea con el jugador local, Andrés Bergman, quien también resultó expulsado. El partido estaba protagonizado por 10 jugadores locales Vs. 7 visitantes pero Lamroth no podía sacar ventaja porque no era preciso y el partido era muy lento tanto por los visitantes como por el juez que lo planteaban de esa manera.
Faltaban 10 minutos cuando la debacle se desató: Fabián Lupkin cubrió una pelota que iba a ser saque de arco local pero un jugador de Chalom le comete una dura infracción desde atrás y, luego de un pequeño tumulto, el juez decide echar a ambos jugadores, quedando así 6 jugadores visitantes y por lo tanto, dando por terminado el encuentro.
Inmediatamente se desató lo peor: los jugadores de Chalom ingresaron al campo de juego e intentaron golpear a los jueces en varias oportunidades, además de agredirlos verbalmente con actos de discriminación irracional. El encuentro tendría ese final triste porque, una vez más, la violencia se hizo presente y opacó lo que debía ser una competencia para ganar pero, por sobre todas las cosas, para divertirse y jugar al fútbol.

Por Roger Dimant.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada