lunes, 10 de enero de 2011

"Este año vuelvo a jugar en Hebraica"



   El defensor de El Sosiego, Gustavo Umansky, habló en exclusiva con Stampa y anticipó que volverá este año a Hebraica para cumplir  uno de sus sueños, compartir la cancha con sus dos hermanos.  Además, explicó que no se considera un referente y que “para un buen rendimiento se necesita de un equipo”.  Al cerrar, ´”Ichi” se mostró satisfecho con el nuevo cuerpo técnico de la Selección Argentina y manifestó que no se conforma con ganar una Macabeada sabiendo que  “existe por delante la posibilidad de jugar otra”.



Sos considerado un referente de Hebraica a raíz de tu trayectoria en el club. ¿Recibiste algún llamado para que regreses?


No, no recibí ningún llamado. Personalmente no me considero un referente de Hebraica. Jugué muchos años en el club y es por eso que conozco a mucha gente en la institución, con la que tengo buena relación. Pero de ahí a ser un referente, creo que hay una diferencia importante.
                                                                                                          
Si bien vos no te considerás un referente dentro del plantel de Hebraica, ¿Por qué crees que chicos, como Germán Rud,  te ven como una figura fuerte y te consideran necesario para modificar el presente del equipo?


Creo que puede llegar a ser porque formé parte de un gran equipo de Hebraica que logró obtener dos títulos consecutivos hace algunos años.        
Igualmente no considero que con una sola persona se levante el presente del equipo. Creo que justamente para obtener un buen rendimiento se necesita de un EQUIPO, y no solamente de jugadores. Cada jugador que forma parte de un plantel, sea cual sea su rol en el equipo, es importante.



Claramente. De igual forma, al ser del riñón del club aportarías muchísimo. 
Con respecto a tu ida de Hebraica en 2010,  ¿Cuál fue el motivo de tu pase a  El Sosiego?



La verdad que sentí necesario un cambio de aire, por distintas razones, y el mejor lugar para ir me pareció Sosiego. Tengo grandes amigos ahí y a su vez muchas personas de las que me habían hablado. Por suerte tuve la posibilidad de conocer grandes personas que no dudaron en abrirse y darme la chance de integrarme al grupo.

Además, lograste en poco tiempo consolidarte como una figura fuerte dentro del plantel. Entre Hebraica y El Sosiego, ¿Qué diferencias encontraste al nivel grupal e institución?
                                                                                                         
La verdad es que todo es diferente, ya desde el punto que Hebraica fue el club que representé toda la vida, y Sosiego significaba todas cosas nuevas para mí.

Desde el momento que llegué, comenzando por el técnico, tuve un gran apoyo de todos y lograron que me sienta muy cómodo. 
La mayor diferencia que encontré es el grupo. En Sosiego, el grupo de jugadores es muy numeroso y por lo que me comentaron es algo que se fue logrando a medida que pasaron los años. Hoy en día se puede ver que en cualquier época del año, sea invierno o verano, hay muchísima gente entrenando y pasando un gran momento entre compañeros de equipo. Eso la verdad que es muy valorable, tanto por parte de todo el cuerpo técnico, como de los jugadores que se comprometen de lleno con eso.


¿Pensas que la llegada de un nuevo director técnico a Sosiego pueda modificar ese espíritu de “hermandad”, la entrega y el compromiso del grupo?

No, no lo veo así. Creo que la gente que forma este grupo, por sobre todo los referentes del mismo, tienen bien en claro los objetivos del grupo y van a hacer todo lo posible para poder seguir llevando este proyecto adelante.

Al principio, dijiste que Hebraica es todo en tu vida, ¿Pensas volver?

Si, este año vuelvo a jugar en Hebraica. Tengo un hermano que se está recuperando de una lesión de la rodilla y otro que ya juega en primera hace varios años. La verdad es que fue siempre un sueño para mi poder compartir una cancha con ellos dos. Así como el año pasado opté por ir y jugar con mis amigos, en este tomé la decisión de volver a Hebraica para cumplir uno de los sueños que tengo, que repito, es compartir una cancha junto a mis dos hermanos.

Por otro lado, ¿Cómo ves al nuevo cuerpo técnico de la Selección?
                        
 Dentro del cuerpo técnico conozco a “La Bruja” (Fabián Grimberg) y a “Bodega” (Rodrigo Kotik). Con “Bodega”, a partir de la última Macaneada, se estableció una relación de amistad y la verdad me pone muy contento que tenga la posibilidad de ser parte del cuerpo técnico. A “La Bruja” lo conozco de haber enfrentado a su equipo en varias ocasiones. Por lo que dice la gente que formó parte de sus planteles, es un buen técnico y forma muy buenos grupos. Ambos tienen experiencia en Macabeadas y no caben dudas de  que van a hacer todo lo posible para obtener la medalla de oro. Eso es muy importante.
          
¿Qué crees que le aportarán?


Ambos tienen la posibilidad de aportar la experiencia en Macabeadas que tienen, a su vez, tal como dije en la pregunta anterior, creo que pueden formar un muy buen grupo de personas y en base a eso ir en busca de los objetivos. 
Con respecto a lo futbolístico,  mucho no puedo hablar porque la verdad es que nunca fui dirigido por ninguno de los dos.


¿Crees que tendrá una ventaja tener a Rodrigo Kotik dentro del cuerpo técnico, a raíz de que hace poco dejó de ser jugador de la Selección, de ganar una medalla dorada y de poseer un gran vínculo con la mayoría de los chicos?

Creo que la ventaja que tiene Rodrigo es conocer a la mayoría de los jugadores de FACCMA. Él hace muchos años que juega en esta liga y  conoce desde adentro a todos los jugadores, más allá de haber compartido un plantel con varios.

Por último, ¿Cuál será tu motivación, debido a que ya tocaste un techo al haber ganado en 2009 la medalla dorada en los Juegos Macabeos?
                     
La Macabeada siempre es una motivación. Formar parte de la Selección Argentina y, más aún en la categoría Open, es un orgullo y un desafío para cualquiera. Saber que es un año de Macabeada ya predispone a uno de otra manera y sabe que tiene un muy lindo desafío por delante. Nadie puede conformarse con ganar una Macabeada, sabiendo que existe por delante la posibilidad de jugar otra.

Por Romina Cazaubón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada