lunes, 27 de septiembre de 2010

Cancha chica infierno grande


En un partido donde no se jugó a nada, se pegó mucho y con un árbitro rozando lo desastroso, Scholem y Brit Ajim no se sacaron ventaja y perdieron la chance de alejarse del fondo de la tabla.

Quizás por culpa de la cancha, quizás por sus dimensiones, tal vez por la falta de criterio y la falta de ideas de los protagonistas. Lo cierto es que Scholem que venía de derrotar a Csis en Montegrande, y Brit Ajim que venía de caer frente a Macabi en el sur, nos regalaron un partido malísimo, con la pelota en el aire casi todo el partido, aunque para alegría de algunos espectadores, los errores fueron capitalizados por los delanteros de ambos equipos y hubieron algunos goles.
Mención especial para una horrible labor del juez de turno que no tuvo capacidad para llevar el encuentro y  terminó repartiendo dos tarjetas rojas para los Naranjas. Una de ellas a Jonathan Benjamín, una de las figuras del encuentro marcando los dos goles para su equipo. El primero tras un centro pasado, la salida en falso del arquero y Benja que solo tuvo que empujarla al gol. Después llegó su segundo personal, tras una buena maniobra de Villa, que le sirvió la pelota en la puerta del área a Benjamín, quien con un fuerte remate ajustició al 1 dejándolo sin chances.
En un partido luchado y más parecido a un “co-ca-co-la es pa-sión…” que a un propio partido, lo mejor fue el primer gol de Scholem, que con un bombazo que entró en el ángulo a la salida de un córner hizo sonar algunas palmas de la gente que se acercó a ver el encuentro.
El segundo fue obra de su delantero, que después de un lateral-centro peinó la pelota en el primer palo y dejó sin chances a un arquero y a una defensa dormidos, para estampar el inamovible 2 a 2.
El partido no dejó mucho más, a excepción de la pobre tarea del juez que viene siendo una constante de la mayoría de los árbitros, en todos los partidos de la liga, y debería ser un tema para analizar por los altos directivos de FACCMA.

Nota por Hernán Tirabassi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada